Proyecto MOMS se convierte en We link her para apoyar a más mujeres talentosas

We link her seguirá ofreciendo a sus candidatas y empresas afiliadas los beneficios de la Plataforma Proyecto MOMS y añadirá nuevas prestaciones.

Proyecto MOMS, plataforma especializada en encontrar el match perfecto entre las empresas y las mujeres profesionales, anunció que a partir de hoy se convierte en We link her con el objetivo de llevar un paso más allá la inclusión de las mujeres profesionales en el mercado laboral en Latinoamérica.

MOMS se convierte en We link her para ampliar la ayuda a las mujeres profesionales en A. latina

El paso más allá que dará We link her se relaciona con la conexión decidida de mujeres talentosas con empresas comprometidas con prácticas incluyentes y la equidad de género; con ofertas de tiempo completo con agenda flexible, por proyecto, o medio tiempo. We Link Her busca resignificar con cada mujer profesional y organización del ecosistema para apoyar a cada uno en su proceso de transformación hacia espacios de trabajo más incluyentes, explicó la empresa a través de un comunicado.

Tips para hacer tu empresa más igualitaria en la post pandemia

Las mujeres que durante la pandemia tenían empleos remunerados, han tenido que hacerse cargo de tres trabajos de tiempo completo durante la crisis del coronavirus: el cuidado de otros, funcionar en muchos oficios y trabajos que habitualmente podían dejar en otros y otras y continuar con sus actividades profesionales.

Cómo parar de dar tareas administrativas a las mujeres

Una investigación hecha por la doctora Joan C. William, fundadora de Bias Interrupters, a más de 2.800 trabajadores concluyó que en las oficinas se les pide más “quehaceres” a las mujeres que a los hombres, como por ejemplo: encargarse de tomar notas durante una reunión, dar mentoría a los empleados nuevos o incluso limpiar las áreas de uso común.

Muchas familias prefieren mantener a sus hijos preescolares en casa

Los niños más grandes pueden tener un poco más de consciencia sobre su propia seguridad sanitaria, saben lavarse las manos y respetar el distanciamiento, pero los más chicos están en mayor riesgo de contagio y no se pueden vacunar. Por eso muchas trabajadoras de jardines infantiles y sala cuna han cambiado de empleo y muchas familias prefieren mantener a los pequeños en casa, confiando en otras formas de cuidados infantiles, como los abuelos o turnos con familias amigas.

El trabajo remoto está influenciando quién decide tener hijos

Esa división digital sumada a las dificultades económicas, el aumento del desempleo y la crisis sanitaria están haciendo que tener y cuidar hijos sea un privilegio de quienes tienen más recursos. Lo que es una muestra de que la utilización de la tecnología está lentamente cambiando el paradigma bien establecido el siglo pasado en el cual las mujeres de menores recursos tenían más hijos, mientras que las más educadas tendían a tener la menor cantidad de niños.

Cómo el liderazgo femenino está cambiando el futuro del trabajo

Durante la cuarentena han sido principalmente ellas quienes han mejorado los estándares de cuidado de empleados en las empresas, ofreciendo el apoyo necesario para los equipos remotos en un momento sanitario muy complejo para el mundo entero, es porque la cercanía natural que las mujeres crean con sus equipos les permite entender mejor sus necesidades

Ventajas de ofrecer cuidados infantiles a tus colaboradores

En la última década el gobierno chilenos ha tratado de extender los servicios de cuidados infantiles en las escuelas y salas cuna para hacerlos accesibles a la mayoría de la población, permitiendo así que más personas integren la fuerza laboral. Pero las empresas del sector privado también pueden hacer su parte.

Fortaleciendo lazos entre padre e hijo, hija

Los efectos positivos que estas interacciones pueden tener en la formación de los niños valen la pena para reconsiderar las políticas públicas y privadas sobre la flexibilización del trabajo no sólo para las mamás, como ha sido tradicionalmente, sino también para los papás que quieran pasar más tiempo en casa con sus hijos, ayudando también, en consecuencia, a nivelar la desigualdad de género en el mundo laboral.