Las mujeres que durante la pandemia tenían empleos remunerados, han tenido que hacerse cargo de tres trabajos de tiempo completo durante la crisis del coronavirus: el cuidado de otros, funcionar en muchos oficios y trabajos que habitualmente podían dejar en otros y otras y continuar con sus actividades profesionales. Esta situación insostenible llevó a muchas de ellas a tener que renunciar o peor, ser despedidas, o hasta replantearse sus carreras. Eso significó un retroceso de una década, en menos de un año y que ahora, empezando 2022, parece que sigue perpetuando.

No podemos seguir dependiendo del trabajo no pagado de las mamás para sobrevivir a crisis como la del COVID-19.

Es necesario que todos, líderes de gobierno, empleadores, empleadoras y colaboradores y colaboradoras, trabajemos para cambiar esa situación y no porque “las mujeres necesitan ayuda” si no porque los efectos de este retroceso en el frente de la igualdad de género son tan amplios que nos van a afectar a todos durante décadas. Va a reducir la pluralidad en la sociedad, la integración de personas diversas, vamos a perder producto interno bruto y vamos a recluir a las mujeres a un rol doméstico por el que se luchó más de un siglo para salir.

Y otra cosa muy importante es crear las estructuras sociales, públicas y privadas, adecuadas que para cuando una nueva crisis similar a la del COVID llegue, no estemos dependiendo del trabajo extra y no pagado de las mujeres para que salgamos adelante como sociedad. Eso sólo empuja a las mujeres más cerca del punto de quiebre.

El bienestar mental tiene que ser un área esencial de cuidado en todas las empresas en la reconstrucción post pandemia.

Hay cosas que las empresas pueden hacer para contribuir a aliviarles la carga y hacer que 2022 sea un año de recuperación: de la salud física, del bienestar mental, de la economía y de la igualdad de género. La reconstrucción pospandemia es una oportunidad clave para crear una sociedad mejor. Aquí te dejamos algunos:

  1. Flexibilidad horaria. Es el gran término que fue incluido al diccionario cotidiano del trabajo durante la pandemia. Trabajar a distancia, teniendo que cuidar de los niños y enfermos al mismo tiempo, puso en evidencia la necesidad de tener horarios flexibles y diferidos, que se acomoden mejor a la disponibilidad del empleado para hacer mejor su trabajo. Los empleadores tienen que seguir ofreciendo esta flexibilidad para permitirle a sus profesionales con hijos entregar lo mejor de si mismas, realizando un trabajo eficiente. También puedes tener como opción los turnos de medio tiempo.
  2. Apoyo a la salud mental. Las empresas tienen que ser conscientes que este esfuerzo enorme que todos empleados han realizado estos años, sumado al estrés de lidiar con los hijos 24 horas al día, los miedos sobre la crisis sanitaria y la incertidumbre sobre el futuro de la economía ha sobrecargado la salud mental. Es muy importante que se implementen medidas institucionales para promover el bienestar y herramientas para prevenir el burnout de los empleados. No te olvides de aumentar la oferta de licencias médicas por estos motivos.
  3. Ofrece beneficios para cubrir los costos de cuidados infantiles. Para tus empleados que tienen hijos, ofrecer dinero extra destinado específicamente para pagar salas cuna, jardines infantiles, niñeras o tutores es crucial. Así pueden continuar haciendo su trabajo sin tener que crear un caos en su estructura financiera mensual.
  4. No penalicen a los colaboradores y colaboradoras que necesitan cuidar a otros. Ya sean hijos o parientes enfermos muchos profesionales, en particular las mujeres, han tenido que dedicar muchas horas de su tiempo a cuidar de terceros. Es fundamental que, entendiendo el contexto, las empresas no castiguen a sus empleados o potenciales empleados por tener que responsabilizarse por otros. No descartes CVs, recontrata y sé comprensivo.

Es importante tener en mente que este periodo de pospandemia no es para “volver” a la normalidad, si no para reconstruir una sociedad mejor y más preparada para comprender los desafíos de la maternidad para las profesionales y crear sistemas que les permitan lidiar con ellos a la vez que hacer sus trabajos de forma competente. No esperes que todo esto se acabe para “volver luego a la oficina”, crea medidas adecuadas para retener tu talento femenino y preparar la cultura organizacional de tu empresa para que sea más resiliente para la próxima crisis.

FUENTES: https://www.nytimes.com/2021/02/04/parenting/government-employer-support-moms.htm

https://www.morningbrew.com/hr/stories/2021/12/20/the-one-thing-working-moms-need-above-all-else?utm_source=pocket_mylist

¿Buscas reclutar talentosas mujeres para tu organización?