La empatía es clave para el futuro de las empresas

A medida que avanzamos hacia la transición y la nueva normalidad, todavía hay muchas empresas que están luchando por mantenerse a flote, mientras que otras están previendo las nuevas oportunidades que se establecen anticipadamente por efecto de la pandemia, como la automatización y el uso de inteligencia artificial. Si hay una cosa que la pandemia ha demostrado es que las organizaciones más resilientes son aquellas que tienen empatía en el ADN que se ve desde cómo flexibilizan las condiciones de trabajo para sus profesionales hasta cómo tratan a sus clientes. La clave está en saber equilibrar los objetivos financieros con las realidades humanas cambiantes.

Los empleados que trabajan en culturas empáticas tienen el triple de probabilidades de estar satisfechos y no querer abandonar su empresa.

Los profesionales que ven que sus empresas actúan con empatía sufren menos ansiedad sobre el futuro de sus empleos, confían más en la transparencia de sus organizaciones y tienden a tener un desempeño mejor. La empatía fue necesaria al momento de imponer el teletrabajo, al momento de flexibilizar las jornadas laborales, al momento de apretarse el cinturón donde duele menos y al momento de diseñar estrategias de bienestar para las fuerzas de trabajo. En un futuro pos-pandemia, la empatía seguirá siendo clave para navegar los altibajos que va a traer de seguro 2021. Sin embargo, sólo 34% de los gerentes de RR.HH están invirtiendo en este elemento como parte de la estrategia de futuro, de acuerdo a una encuesta realizada por el think tank Hack Future Lab.

84% de los líderes de empresas están de acuerdo en que la empatía es esencial para el éxito.

La nueva mirada luego de la crisis sanitaria, demanda crear culturas organizacionales que sean inclusivas, sostenibles y resilientes, donde la salud, el bienestar y las carreras de los profesionales están en el centro de la estrategia en equilibrio con las metas económicas de la empresa. Esto implica repensar las organizaciones de la forma como estábamos acostumbrados a dirigirlas hasta ahora y también requiere hacer inversiones en áreas y habilidades que antes de la crisis del COVID-19 pueden haber sido subestimadas. Si durante el siglo XX el objetivo era tener escalabilidad y eficiencia en las empresas, ahora la nueva mirada empática pone a las personas al centro de la ecuación, afectando las operaciones desde las contrataciones más inclusivas hasta el producto o servicio que se le entrega al cliente final, ayudando a construir la marca de la compañía.
 

[button link=”https://www.proyectomoms.com/contacto/” type=”big” color=”teal” newwindow=”yes”] Recluta talentosas mujeres en nuestra plataforma[/button]